Saltar al contenido
TodoDietas.net

¿Por qué no puedo bajar de peso?

11/09/2020

¿Cuántas veces te has hecho esta pregunta? ¿Con qué frecuencia, utilizando cada vez más dietas milagrosas nuevas, te preguntas por qué no pierdes peso?

Si tienes esta duda, a continuación intentaremos responder esta y otras preguntas.

Un plan de alimentación mal diseñado

Las dietas, no todas, por supuesto, a menudo se estructuran de tal manera que es imposible evitar la deficiencia de ciertos ingredientes. Y es obvio. Sin embargo, preocupan más los elementos que afectan la pérdida de peso. Estos incluyen calcio. Este mineral es importante desde la perspectiva del apetito; ya que su nivel demasiado bajo en el cuerpo puede estimular hasta cierto punto la sensación de hambre. El cromo es otro elemento al que debes prestar atención. Pues afecta, entre otras cosas, a la quema de grasas.

No cuentas con motivación suficiente

No sólo debes de tener un objetivo, sino también establecer una tarea realista. Si quieres bajar de peso en una semana, digamos 7 kilogramos (aparte de que es «mortal» para la salud), rápidamente te desanimarás y volverás a los viejos hábitos si no lo logras.

Piensa, ¿por qué quieres bajar de peso y cuáles son tus objetivos a corto, mediano y largo plazo?

Poco apoyo

Esta es una razón que se repite con mucha frecuencia y, al mismo tiempo, generalmente se subestima. Por un lado, no hay que andar y alardear ante todo el mundo que estamos adelgazando. Sin embargo, vale la pena que las personas cercanas a nosotros lo sepan. Gracias a ello evitaremos una situación en la que nos expongan a la tentación.

Comes muy raramente

Este es otro error común. Especialmente para las personas que intentan deshacerse del exceso de peso por primera vez. Al decir «comes muy poco», me refiero, en primer lugar, al número de comidas durante el día.

Una buena idea es comer de 4 a 5 veces al día. Tales comidas, suficientemente abundantes (pero por supuesto sin exagerar), nos darán, sobre todo, macro y micronutrientes que necesita nuestro organismo. En segundo lugar, no pasaremos hambre. Las porciones deben estar, en tamaño, adaptados a los requisitos de la dieta.