Saltar al contenido
TodoDietas.net

¿Cuáles son los hábitos matutinos que no te dejan adelgazar?

11/09/2020

¿Has intentado bajar de peso, pero los resultados no son los esperados? Pues bien, si llevas una dieta saludable y realizas actividad física pero aún no puedes bajar de peso, a continuación, compartimos contigo una serie de hábitos matutinos que forman parte de la vida de muchos, pero que desgraciadamente, pueden truncar nuestros deseos de bajar de peso.

¿Quieres conocer los mejores hábitos matutinos? A continuación, los compartimos contigo:

Duermes de más

Cuánto duermes tiene un impacto significativo en tu figura. Recientemente, se encontró que dormir alrededor de 10 horas por noche aumenta el riesgo de un aumento en el IMC. Por otro lado, la falta de sueño aumenta el cortisol en sangre, lo que promueve el aumento de peso. Por lo tanto, la cantidad de sueño más óptima (tanto para nuestra salud como para la forma del cuerpo) es de 7-8 horas.

Te alistas en la oscuridad

Personas que reciben algo de luz solar temprano en la mañana tenían un IMC mucho más bajo que los que no lo hicieron. Y sin importar cómo fueran sus dietas. Resulta que el cuerpo «nutrido» con la luz natural de la mañana sincroniza sus procesos internos (incluido el metabolismo) con el ritmo del día. Por eso vale la pena destapar las persianas justo después de despertar y disfrutar del sol de la mañana.

No estás haciendo tu cama

Se dice que las personas que hacen la cama duermen mejor que las que no lo hacen. Y dormir mejor significa un IMC más bajo. Puede parecer muy retorcido, pero hacer nuestra cama puede llevar a otros hábitos (saludables y físicamente beneficiosos), como la preparación de comida saludable en casa. Las personas que arreglan su cama cada mañana tienen un mejor control del presupuesto, lo que significa que tienen la fuerza de voluntad para contar las calorías que consumen y abstenerse de comer de más.

No desayunas

Investigadores de la Universidad de Tel-Aviv demostraron que las personas cuyos desayunos eran nutritivos y consistían en carbohidratos, proteínas y un poco de azúcar sentían menos hambre que aquellos cuyos desayunos eran bajos en calorías y sin carbohidratos. Según los científicos, la primera comida de la mañana nos «prepara» para todo el día y determina qué y cuánto comemos durante las próximas comidas.